VALLE DE CHALCO, Edomex., 11 diciembre de 2013.- En tanto que las multitudes de personas acuden a la Basílica de Guadalupe, no faltan quienes confundidos van para armar relajo y desmanes.
Esta tarde entre la avalancha de personas que marchan a ver a la Guadalupana se encontraba un grupo de jóvenes que llevaban en sus manos botellas de enervantes y que inhalaban mientras caminaban.
Otro grupo pasaba pintando en los muros de los puentes y luego se sumaban entre la masa.
Según informaron creyentes católicos, que hay muchos jóvenes que toman la peregrinación como un día de campo y que van a la basílica nada más para hacer desmanes.
Por lo general dijeron algunas personas, se trata de muchachos que están desorientados y que no tienen bien definido lo que es su vida y piensan que todo lo que ocurre en la sociedad es pura ‘broma’ y provocar vandalismo.