IXTAPALUCA, Edomex., 14 de enero de 2014.- Hoy se cumplieron 100 días del secuestro político de don Manuel Serrano Vallejo, padre de la alcaldesa de Ixtapaluca Maricela Serrano Hernández, ante el silencio de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de Gobernación (Segob) que no han dado ningún resultado sobre la investigación.

El secuestro se realizó el pasado 6 de octubre, la banda se comunicó hasta siete veces con la familia de Manuel Serrano que, de acuerdo con Maricela Serrano, ya se tenía el monto del rescate, pero las negociaciones se vinieron abajo cuando el gobierno del Estado de México rompió relaciones con la organización priista.

La familia del secuestrado y la organización antorchista han exhibido las evidencias de que la desaparición de Serrano Vallejo tiene un propósito político, ya que es un hombre de avanzada edad, sin dinero ni patrimonio cuantioso, pues se dedica a la venta de periódicos. En cambio, hay una relación de hechos agresivos en contra de la organización, entre los que hay varios crímenes, amenazas de muerte y bloqueo a las peticiones de la organización, que evidencian la existencia de grupos de poder interesados en amedrentar a los antorchistas mediante el terror.

El vocero nacional del Movimiento Antorchista, Homero Aguirre Enríquez, dejó en claro que la finalidad del secuestro por parte de grupos de poder del estado mexiquense es que el antorchismo nacional y Maricela Serrano Hernández desistan de su lucha a favor de miles de familias, sin embargo reiteró que por esta vía no lo van a lograr.

Añadió que “el hecho de secuestrar a un hombre indefenso pone en evidencia los pocos escrúpulos del grupo político que ideó el secuestro, pero lo único que ha logrado ese acto ruin es miles de personas, tanto mexiquenses como en todo el país, se sumen al antorchismo”.

Desde hace semanas se realizan “cadenas humanas” en diversas oficinas del Gobierno Federal -sin afectar la circulación vehicular y peatonal-, con la finalidad de exigir que don Manuel Serrano sea entregado sano y salvo.