TLALNEPANTLA, Edomex., 13 de noviembre de 2013.- Familiares de Diana Berenice, asesinada en julio del 2012, aseguraron que los supuestos responsables detenidos en una de sus primeras declaraciones relataron al Ministerio Público que su sueño era integrar una banda delictiva.

Los padres de la víctima dijeron que temen que los presuntos asesinos de su hija sean liberados a pesar de que existen “pruebas contundentes” en su contra, quienes argumentan violación a sus derechos humanos.

Diana, estudiante de mercadotecnia de la Unitec, campus Atizapán, fue secuestrada y asesinada presuntamente por un joven con el que mantuvo una relación amorosa, el cual enfrenta prisión preventiva en el penal de Barrientos, en Tlalnepantla, junto con un supuesto cómplice.

SUSPENDEN AUDIENCIA

Familiares de la mujer consideran que el homicidio tal vez esté relacionado con una red de trata de blancas, pues la estudiante universitaria fue “enamorada” por un sujeto que le prometió matrimonio, pero utilizaba nombre y dirección falsas.

El padre de Diana Berenice informó que la audiencia de inicio de juicio oral, que se realizaría la mañana del 12 de noviembre, fue suspendida debido a que los abogados de Edgar “N” y Óscar “N”, de 22 y 21 años, detenidos en el penal de Barrientos, interpusieron un amparo contra “actos de apertura de juicio”.

Agregó que sería la primera audiencia del juicio seguido contra ambos jóvenes, aunque fue suspendida y se programará nueva fecha cuando haya una resolución al citado amparo.

“Tenemos temor de que valiéndose de argucias legales puedan salir en libertad, a pesar de que hay pruebas contundentes en su contra. Creemos que busquen algún error en la carpeta de investigación, donde se haya equivocado el Ministerio Público”, dijo.

DETENCIÓN

Los dos jóvenes fueron detenidos el 23 de agosto del 2012, luego de confesar el sitio donde fue sepultada Diana Berenice, quienes también tenían el teléfono celular de la joven.

La estudiante universitaria salió de su domicilio el 3 de julio del 2012 y junto con Edgar buscaba la casa donde vivirían. La joven nunca regresó y en cambio sus familiares recibieron llamadas telefónicas en las que les exigieron dinero para liberarla.

Los abogados de los jóvenes detenidos argumentan que fueron violados los derechos humanos de sus clientes y que el Ministerio Público no contaba con orden de cateo para ingresar al predio donde encontraron el cadáver de Diana Berenice, en la carretera Villa del Carbón, lo que constituye “una prueba ilícita”.