TEOTIHUACÁN, Edomex., 27 de diciembre de 2013.- La zona de las pirámides de Teotihuacán está en riesgo por los constantes avances de la urbanización, al igual que el Tajín, Monte Albán, Cholula y Chichén Itzá, ya que “los gobiernos locales continúan autorizando planes de desarrollo de manera irresponsable”.

Esta situación, afirmó la diputada del PAN, Leonor Romero Sevilla, “implica pérdidas irreparables al conocimiento y patrimonio cultural mexicano”.

Por ello, la legisladora promueve una iniciativa de reforma a la Ley General de Asentamientos Humanos, que busca coordinar los tres niveles de gobierno en el diseño e implementación de estrategias de protección, rehabilitación y conservación de monumentos arqueológicos, históricos y artísticos.

Detalla que en el cuidado de éstos “gran parte de la responsabilidad recae indirectamente en los municipios”, por las facultades que les otorga la Constitución, como elaborar planes de desarrollo urbano, otorgar licencias para construcción, autorizar el uso de suelo y aprobar zonificaciones.

Sin embargo, asegura que los programas de desarrollo que corresponden a los municipios o centros de población “son débiles en esta materia, ya sea por falta de presupuesto o por razones técnicas significativas”, lo que demanda una mayor coordinación entre éstos y los gobiernos federal y estatal.

Por otra parte, refiere que la Carta Magna establece que las facultades no concedidas expresamente a la Federación están implícitamente reservadas a los estados, por lo que el patrimonio regional está a cargo de las autoridades locales, en contraposición a las cuestiones de interés nacional.

Sostiene que el deterioro natural y la contaminación ambiental afectan a los monumentos, pero “también el olvido y la falta de un marco jurídico específico que regule su protección y preservación a través de una coordinación eficiente entre los tres órdenes de gobierno”.