CIUDAD DE MÉXICO., 16 de diciembre de 2016.- Cinco de la mañana en el Puente Internacional número dos. Las autoridades de esta ciudad fronteriza comienzan a registrar el paso de los primeros vehículos que forman parte de la Séptima Caravana del Migrante, que arrancó minutos antes del estacionamiento del Wal-Mart de Laredo, en Texas.

Según una nota publicada por El Universal, minutos después, el flujo de automóviles, sobre todo camionetas, se incrementa a tal grado que los policías fronterizos destinan carriles específicos para que los paisanos avancen e ingresen a territorio nacional para pasar las festividades de fin de año con sus familias. Este año se contabilizan alrededor de 550 vehículos.

Las cajas traseras de las trocas lucen a tope. Aunque hay paisanos que regresan con todo y muebles, son mayoría los que llevan presentes a sus familiares como electrónicos, juguetes y ropa, por mencionar algunos.

LEER MÁS: El Universal