TOLUCA, Edomex., 26 de enero de 2019.- A pesar de no lograr contactar al actual propietario del predio ubicado en la calle Villada 120, donde se encontraba una casa que data de principios del siglo XX, la cual sorpresivamente fue derrumbada en su totalidad el 19 de enero, la familia Hernández Pagasa, anteriores dueños descartan que la casa contara con alguna protección por parte del INAH, como lo asegura el instituto.

“Si no, no hubiéramos vendido”, expresó Norma Hernández Pagaza, hija de los originales dueños, quien relató que su padre, Víctor Manuel Hernández, compró el terreno en 1938 y comenzó a construir poco a poco el hogar donde vivió junto a sus hermanos, casa que siguió visitando hasta el 2014, año en que muere su madre, hecho tras el cual la familia inicia el proceso de venta, la cual se concretó en 2017.

Al enterarse de la demolición total de la construcción volvió a pasar por el lugar, con un sentimiento de nostalgia, “para mi fue un shock, imagínese juegos, mi niñez, todo y ver que ya no estuviera ahí… Mis hijos prácticamente me obligaron a pasar por ahí para cerrar ciclos”, expresó sin dar más detalles o comentar sobre la situación con el INAH.

Su hermano Juan Marcos reiteró lo dicho y explicó que “cuando vendimos la casa sacamos de las instancias del INAH un documento que no estaba registrado, después la pusieron como monumento histórico, lo que es incongruente, esta casa no tiene valor histórico…”.

Sin embargo, el INAH resaltó que las instancias federales se encargarán del proceso así como la valoración del inmueble, el cual reiteró formaba parte de la historia y arquitectura del centro de la ciudad. Por su parte, el ayuntamiento de Toluca asevera que el predio no cuenta con ningún permiso de demolición y/o construcción.

*Lee la nota anterior