CIUDAD DE MÉXICO, 30 de octubre de 2016.- Al advertir que propiciar el dolor y muerte no es cosa exclusiva de quienes están fuera de la ley, la Arquidiócesis de México señaló que las muertes que provoca la guerra contra el narcotráfico son menores, comparadas con la cifra de abortos en la Ciudad de México.

“México dice honrar a sus muertos, pero paradójicamente nos sumimos en la indiferencia hacia los miles de cuerpos humanos tratados peor que basura, y por cierto, superiores en número a las víctimas que ha arrojado la guerra contra el crimen organizado ¿A caso podríamos esperar algo mejor los mexicanos cuando avalamos con un silencio cómplice este inusitado genocidio? ¿Podemos aspirar a algo diferente cuando hemos dejado de sentir horror por el asesinato institucionalizado de miles de seres humanos indefensos en el vientre de su propia madre”, señaló a través de su editorial Desde la Fe, titulada La vida no vale nada.

La Iglesia consideró en el texto de este domingo que la adoración a los difuntos se tolera oficialmente “al proteger el asesinato de indefensos a fin de que prevalezcan egoístas decisiones sobre el cuerpo: el aborto”.

Aseguró que tan sólo en la Ciudad de México, la cifra es de más de 160 mil “niños asesinados”.

 

LEER MÁS: QUADRATIN MÉXICO