TOLUCA, Edoméx., 15 de octubre de 2016.- Con la finalidad de evitar el uso de bolsas de plástico en la producción de planta y evitar el daño de la raíz de los árboles durante el trasplante, estudiantes de Veracruz y del Estado de México, elaboraron contenedores hechos a base de bambú y hojas de pino.

En Veracruz, el proyecto plantea utilizar el tallo de bambú como contenedor o culmo, donde se deposita la semilla; cuando crece lo suficiente para ser plantada, el árbol se introduce en la tierra dentro del contenedor de bambú sin manipular la raíz.

En climas tropicales, donde existe mayor humedad, el contenedor se puede plantar después de tres meses y acompaña al árbol en su crecimiento hasta desintegrarse.

El proceso de fabricación requiere cortar la caña de bambú para obtener contenedores individuales, lijar la corteza para que quede solo la fibra y hacer pequeñas perforaciones en la base para evitar el exceso de agua. El costo de producción es de 72 centavos por pieza.

El bambú es una planta de rápido crecimiento y poco aprovechada en Veracruz. De una vara de 10 metros se obtienen entre 25 y 30 contenedores.

Con el mismo propósito, estudiantes del Estado de México desarrollaron contenedores orgánicos elaborados con hojas de pino, baba de nopal y almidón.

Para su elaboración, primero se recolectan, secan, desinfectan y trituran las hojas de pino, después se agrega baba de nopal y almidón, y la mezcla se coloca en moldes donde se deja secar. El proceso de producción dura tres días.

Este proyecto también pretende disminuir el exceso de hojas de pino secas, que pueden ser combustible en los incendios forestales. Además, como están hechos de materiales orgánicos, estos contenedores aportan nutrientes al suelo.

La elaboración de cada uno tiene un costo de cuatro pesos. Para hacer el proyecto rentable, se pretende bajar el costo a un peso, lo que se lograría con producción masiva.

Estos proyectos fueron desarrollados por estudiantes de ingeniería forestal de la Universidad Autónoma Chapingo, en el Estado de México y del Instituto Tecnológico Superior de Jesús Carranza, en Veracruz, como parte de una actividad escolar.

Ambas innovaciones forman parte de los 16 ganadores del concurso Campus Expo Forestal, organizado por la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), reconocimiento que les permitió participar en Expo Forestal 2016 en donde presentaron sus proyectos a empresarios que buscan invertir e impulsar nuevos negocios.