Toluca, Edoméx, miércoles 28 de septiembre del 2016. – La retransmisión del V Informe de Gobierno del mandatario del estado de México, Eruviel Ávila Villegas, empezó puntual ante un pequeño y selecto público ubicado en un auditorio en un sitio desconocido, donde las cámaras del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense proyectan imágenes trabajadas con antelación. Los voceros del gobierno estatal dicen desconocer el sitio donde se grabó el informe y tampoco explican cuánto duró el ensayo general, ni cómo fue el proceso de selección del público, ni si se las pagó por estar ahí.

La Agencia de Información y Análisis Quadratìn, Estado de México, consultó a la población que transitaba a las afueras de Palacio de Gobierno, previo a la retransmisión del Informe y minutos antes de la trepidante lluvia, si estaba de acuerdo en la manera por la cual el gobernador daba a conocer sus logros, algunos dijeron no saber que esta noche se llevaba tal acto protocolario; otros señalaron que sería el mismo formato del año pasado; el resto no le dio importancia porque sienten que el jefe del Ejecutivo estatal no ha cumplido con las expectativas.

En el patio central de Palacio de Gobierno hay un puñado de comunicadores, servidores públicos y personal de limpieza. No hay presentes figuras del gabinete, ni funcionarios de mediano y alto nivel. En las calles todo transcurre como cualquier noche en la capital mexiquense. En los bares circunvecinos la gente ve el partido de fútbol entre Toluca y León, el cual se desarrolla bajo un clima frío y lluvioso.

El gobernador abogado luce en la pantalla con maquillaje sobrio a diferencia de aquella ocasión en la que se veía ornamentado para una fiesta infantil durante el debate cuando era candidato. Eso sí, las ojeras se hacen latentes. El manejo de sus manos, su lenguaje corporal, su dicción y la forma en la que dirige la mirada, nos indica que hizo un esfuerzo para no errar en los datos duros. En ocasiones parece un largo infomercial en el que trata de convencer a toda costa. Se nota que hubo ensayo tras ensayo hasta lograr este producto ¿terminado?

La gente invitada a ese foro del “limbo” pareciera por momentos presenciar un aburrido programa de televisión. ¿Qué habrán hecho para merecer eso? ¿Por qué no hacer un informe como se hacía antaño, donde el gobernador en turno se daba baños de pueblo? ¿Qué estarán haciendo los secretarios de Estado mientras algún sector de la población observa o escucha una larga lista de números, ocurrencias y datos cuando observan su bolsillo vacío?

Amables lectores, nos gustaría mucho saber si cree que en algún momento el gobernador mexiquense vaya en este último año de su mandato a su zona de residencia para resolver las demandas y peticiones que tanto los aqueja. ¡A sus órdenes!