La muerte de Karen Rebeca Esquivel es un ejemplo de la impunidad y de la falta de justicia. El presunto autor material por el doble asesinato de Karen y la señora Adriana Hernández sigue prófugo de la ley.