TOLUCA, Edoméx., 22 de diciembre del 2016.- Luego de la explosión registrada el pasado martes en el mercado tradicional de pirotecnia “San Pablito”, en el municipio de Tultepec, que cobró más de 30 vidas hasta el momento, el experimentado embalsamador Enrique Bautista, quien se dedica a esta técnica de preservación de cadáveres desde hace 18 años, en el establecimiento “Imperio Bautista”, informó que es posible recurrir a esta técnica en víctimas por calcinamiento; sin embargo, la “reconstrucción” del rostro y facciones del difunto, dependen en cuan afectados quedaron tras la exposición con fuego directo.

Al tratarse de un cuerpo autopsiado, el proceso es aún más complejo a comparación del trabajo que se realiza con el cadáver de una persona que murió de forma natural. No obstante, influye la manera en que murió la persona y en el caso de un calcinado, qué tanto tiempo estuvo expuesta al fuego.

“Cuando es un calcinado depende mucho de la manera en que se calcinó, pero siempre, cuando es un calcinado, siempre lo tiene que intervenir la autoridad para hacer la autopsia, entonces, ahí la técnica es diferente, porque el cuerpo ya lo abrieron. Nosotros ya no podemos inyectarlo con el líquido conservador en la humeral o en la carótida o en el axilar, como lo haríamos en otros casos, porque ya cortaron las arterias, si lo inyectamos en la humeral, luego el líquido se sale, entonces ahí se tiene que inyectar normalmente en seis puntos distintos, piernas, brazos, etcétera”, detalló.

Enrique Bautista explicó que el proceso de embalsamar a un cuerpo calcinado no sólo es de manera un tanto superficial, sino también de manera interna y aún más minuciosa.

“En la cavidad torácica, se le hace un tratamiento especial, con químicos de cavidad como les llamamos, con polvos secantes que son conservadores, y otros líquidos que ayudan a preservar un poco más el cadáver, sí es diferente si es un cuerpo autopsiado a un cuerpo quemado, por ejemplo”.

Con el proceso de embalsamamiento un cadáver puede preservarse hasta un mes, según el experto en la materia, siempre y cuando el trabajo haya sido realizado de una manera profesional y completa.

“Según la ley de salud se debe sepultar después de doce horas y antes de 48 horas, pero hay casos en los que se requiere un poco de tiempo más para los familiares, entonces pues sí, hay casos en los que los cuerpos pueden estar tres días, cinco días o incluso hasta un mes. Hace poco tiempo fui a embalsamar a un judío, quien tardó como quince días para que lo pudieran trasladar a Israel, y el cuerpo estuvo sin problemas. Un embalsamamiento bien puede durar hasta un mes sin problema”.

Enrique Bautista informó que los costos varían dependiendo cada funeraria; sin embargo, en su negocio ubicado sobre la calle Del Rastro, entre la calle Ganadería y Prolongación Independencia, en inmediaciones de la colonia Galaxia, municipio de Toluca, oscilan entre los mil 200 y mil 500 pesos, según sea el caso.

 

TOLUCA PROCESO PARA EMBALSAMAR1