Todo listo para el Buen Fin y para que realmente aproveche este periodo de ofertas le damos algunos consejos para que el Buen Fin sea un fin de semana de compras inteligentes y no de compras compulsivas que después le generen remordimientos y dolores de cabeza.

Antes de salir de compras recomendamos hacer un presupuesto, ósea poner por escrito en una hoja de papel la cantidad de dinero disponible que tiene para las compras que realizará y en esa misma hoja haga la lista de cuáles son las compras que desea realizar para usted y su familia.

Si dentro de sus planes esta comprar algo, tendrá que preguntarse antes de gastar:

– realmente lo necesito?
– cuento con algún artículo que cubra esa necesidad?
– está dentro de mi presupuesto?

Si las respuestas fueron “Si”, ahora el siguiente paso es comprar ese artículo en las mejores condiciones posibles, esto quiere decir que compare precios entre tiendas y se informe en cuál de ellas se encuentra la mejor oferta, esa que se ajusta mejor su presupuesto.

Recuerde en el caso de buscar prendas de vestir, busqué las etiquetas con mayor descuento, compare la calidad de las telas, vea el tipo de cierres, de botones, de ojales, y si las etiquetas están bien cosidas, de lo contrario podría tratarse de piratería, podrían estarle dando gato por liebre.

Pruébese las prendas que desea comprar, eso es tan importante como el precio.

Pregunte sobre las políticas de devolución: no se lleve prendas o artículos que no tengan garantía, o no puedan ser devueltos en caso de presentar fallas. Pida siempre su ticket de compra, esto le será de mucha utilidad en caso de que lo que usted compro no resulte lo que usted esperaba o necesite que le hagan alguna aclaración respecto a su compra.

Otro aspecto es que no se deje llevar por la sorpresa y/o la publicidad, ya que ante esta ola de ofertas seguramente se encontrara con algo que llame su atención, la recomendación. Apéguese a su plan de compra, no improvise ni adquiera nada solo porque le pareció una buena oportunidad y luego llegue a la conclusión de que, realmente no lo necesitaba.

Recuerde que los meses sin intereses no son una carta abierta o un cheque en blanco. Primero recuerde que todo lo que compre a crédito, lo está adquiriendo con dinero que no es suyo, es del banco, él se lo está prestando.

Ponga mucha atención

En el caso de los meses sin intereses, este acuerdo solo se mantiene si usted no falla un solo mes de todos los que acordó para pagar, en caso contrario, el banco requerirá el pago total de lo adeudado dentro del siguiente periodo ósea al siguiente mes de que usted no pago y si ese pago tampoco no es cubierto, se inicia el cargo de intereses sobre el total de lo que resta adeudado.

Para hacer esta parte más ilustrativa, darse cuenta que no alcanzo para completar la mensualidad de esas pequeñas deudas sumadas, es tan decepcionante igual que cuando a cenicienta le dan las doce y todo el encanto…desaparece.

Si compra varios artículos a meses sin intereses al mismo tiempo, sume todos esos pagos mensuales por cada artículo, el resultado es la cantidad total a pagar mensualmente, ahí está el truco, muchas deudas pequeñas resultan en una gran deuda.

Otra medida sensata es que el artículo que compre, dure más de lo que durara su deuda. Comprar a crédito no debe significar una amenaza a su economía en tanto lo haga con la completa conciencia de su capacidad de pago.

Recuerde que aún está pendiente el periodo de fiestas navideñas, el fin de año y los gastos que significa el inicio de año nuevo, como los impuestos prediales, pagos de agua, tenencia vehicular para los que les toca ese concepto por el precio de su auto, o los derechos vehiculares que abarcan a los modelos que no pagan tenencia.

Recuerde que 48 meses significan 2 años, si hoy adquiere una deuda así, y el próximo año una más, pregúntese, cuando terminara de pagar?, le es placentero vivir en deuda permanente?

Privilegie el pago en efectivo sobre el crédito, porque con efectivo usted está liquidando el total de su compra y con crédito o tarjeta de crédito usted estará endeudado por meses o años y deberá calcular si tiene la seguridad de que usted contara con ese capital para terminar de pagar.

Además si usted no está seguro que el precio de lo que va a pagar es en realidad una oferta, no lo compre, la única seguridad que el precio que le ofrecen no está inflado, es porque usted ya lo comprobó meses atrás, no hace dos días o mentalmente lo calcule en ese momento.