Toluca, Estado de México a 27 de mayo del 2020.- El sistema penitenciario del Estado de México, es el más grande del país, con una población penitenciaria de más de 31 mil personas, en 22 centros con una capacidad instalada para 13 mil personas. En este contexto, sumado a esta pandemia, era indiscutible desde un inicio que había que tomar todas las medidas y establecer una estrategia.

Desde el pasado 7 de marzo de 2020 el sistema estableció cercos sanitarios en los ingresos de todos los establecimientos penitenciarios a su cargo, con el propósito de reducir el riesgo de contagio de los visitantes a la población penitenciaria, siendo el primer Sistema Penitenciario a nivel nacional en adoptar e implementar los Estándares Especiales UNAPS COVID-19, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Asimismo, se establecieron: la “Orden General de Operaciones para prevenir el contagio de COVID-19”, el “Protocolo General de Casos Sospechosos o Confirmados de COVID-19” y el “Protocolo Médico de Reporte y Atención ante casos sospechosos o confirmados de COVID-19”.

Se identificaron a los grupos vulnerables, tanto personal penitenciario como Personas Privadas de su Libertad (PPL); los funcionarios fueron enviados a sus casas y a los privados de libertad se les aisló del resto de la población. Asimismo, se tomó la decisión de cancelar temporalmente la visita familiar y las visitas íntimas a fin de salvaguardar la salud de los privados de libertad y sus familias; de lo cual no se reporta incidencia alguna.

Diariamente se realizan acciones de limpieza y sanitización de las áreas comunes, así como de las estancias que cada Centro estableció y acondicionó como espacios eventuales para aislar del resto de la población aquellos casos que pudieran ser considerados como sospechosos. Se amplió el horario de entregas de apoyo de familiares a sus internos en todos los centros, que ocurre todos los días de la semana. Además, se pueden realizar llamadas telefónicas gratuitas los fines de semana.

Las entregas se realizan bajo protocolos de sana distancia: toda persona que ingrese a un penal, incluido por supuesto el personal penitenciario, debe desinfectar sus manos antes de entrar, se les toma la temperatura y porta en todo momento un cubrebocas, impidiendo el ingreso de personas visiblemente enfermas.

Al momento se han distribuido más de 100 mil cubrebocas (entre personal y PPL); al personal se le han entregado 80 mil guantes de látex y particularmente al personal médico, se le ha dotado de 2,500 máscaras N95; 15 mil caretas y 4,500 trajes impermeables. Asimismo, en coordinación con las familias se han externado a 25 menores hijos que vivían con sus madres en reclusión en tanto subsista la contingencia sanitaria.

Debido a la insuficiencia de espacio que existe en diferentes centros penitenciarios para aislar a posibles sospechosos y casos confirmados, se habilitó un área-hospital con una capacidad para atender al menos 200 privados de libertad en el Centro Penitenciario de Neza-Norte. En esas instalaciones hay personal médico permanente con las herramientas adecuadas y un área aislada y sanitizada; en caso de alguna complicación se tiene un convenio con la Secretaría de Salud del Estado de México para tratar aquellos casos con contagio de COVID-19 y que por su cuadro clínico requieran de soporte hospitalario.

El Centro Penitenciario de Neza Norte ha recibido internos de los Centros de:
▪ Cuautitlán (22),
▪ Lerma (10),
▪ Ixtlahuaca (6)
Mismos que han requerido asistencia médica especializada, en todos los casos los internos ahí atendidos han sido dados de alta y reintegrados a sus Centros, con excepción de los internos provenientes de Ixtlahuaca que siguen ahí su tratamiento con un pronóstico positivo.

Entre una población de más de 31 mil privados de la libertad y 4,500 funcionarios penitenciarios se continúan tomando todas las medidas preventivas a fin de reducir la probabilidad de contagios. A la fecha, se lamenta el fallecimiento con examen positivo de Covid-19 de:
• 10 custodios,
• 1 abogado,
• 1 médico,
• 4 privados de la libertad (2 Ecatepec, 1 Lerma, 1 Santiaguito)

Se continúa trabajando con los privados de libertad y sus familiares a fin de concientizar sobre la problemática. Un papel fundamental lo desempeñan la información oficial de las autoridades sanitarias, y la que específicamente se comparte a los familiares de internos, fundamentalmente la relativa a las medidas y protocolos a seguir en los Centros y, en su caso, la salud de su familiar.

Personal de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) realiza visitas permanentes a los Centros para supervisar la adecuada aplicación de los protocolos señalados y la atención médica. De igual manera, todos los días se reportan las incidencias de la pandemia tanto a la Conferencia Nacional del Sistema Penitenciario, a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La Secretaría de Seguridad le recuerda que los teléfonos 089 Denuncia Anónima y 9-1-1 Número de Emergencias trabajan las 24 horas del día. Puede contactarnos a través de las redes sociales: Facebook @SS.Edomex, y en Twitter @ SS_Edomex