El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) invirtió del 2013 al 2018 un total de 220 millones 720 mil 228 pesos en campañas para la promoción de la igualdad de género y la prevención del embarazo adolescente sin poder combatir el problema. A esto se sumaron millones en gastos para comida, gasolina, servicio médico, transporte, uniformes y gastos de mantenimiento en beneficio del personal del instituto.

La publicidad, los gastos en campañas y en inserción de información en distintos medios de comunicación acapararon el uso del presupuesto durante el sexenio pasado. De acuerdo con información del Portal de Obligaciones y Transparencia (POT) en el 2016 fueron usados 163 millones 076 mil 745 pesos en dos campañas de promoción de información, lo que representó un 17 por ciento del presupuesto total designado para ese año (911 millones 199 mil 300 pesos).

En este mismo periodo fueron gastados 20 millones 750 mil 964 pesos en suministro de material eléctrico y electrónico, mantenimiento preventivo de equipos de regulación de energía eléctrica, servicios de reubicación e instalación de puertas, mantenimiento de sillas y retiro y colocación de alfombras. Además de 655 mil pesos para el mantenimiento y manutención de plantas.

Durante la gestión de Lorena Cruz Sánchez, presidenta del instituto durante el mandato de Enrique Peña Nieto, se incluyó el gasto de 23 millones 260 mil 706 pesos para el comedor del instituto, además de otros servicios de coffe break y catering para las reuniones internas del organismo.

Además, se usaron 2 millones 782 mil 263 pesos en la compra de uniformes para 190 empleados.

Servicios médicos, compras de medicina, flores, bolsas artesanales, fotografías, medallas conmemorativas y marcos para fotografías presidenciales son algunos de los gastos que realizó el Inmujeres en seis años.

Para algunas expertas la poca importancia que se le da al tema de las mujeres ha provocado que se invierta en programas o medios que no abonan a la construcción de políticas públicas integrales, así lo han denunciado Alma Colín de la organización Equidad de Género:

“Las diferentes dependencias ven el tema de manera circunstancial con mucho discurso, pero con pocas acciones. Esto se ve reflejado en el tipo de programas a los que destinan el presupuesto. Hace falta avanzar en transparencia para realmente asegurar que el dinero está fusionando para la equidad de género. Ya cuando se lanzan los programas de mujeres se marca la brecha de desigualdad, pero no se profundiza en ella”, dijo en entrevista.

Desde marzo del 2018 el Inmujeres no cuenta con nadie en su dirección. Fue en esta fecha cuando Cruz Sánchez decidió abandonar el puesto para participar en una fallida contienda por una curul en el Senado de la República dentro de su partido, el PRI.